Imagen de unas turistas en Magaluf. | Julián Aguirre

23

Los propietarios de bares de Magaluf están indignados por la aplicación de las ordenanzas municipales. Se sienten discriminados respecto al trato que reciben los hoteles e incluso los barcos que celebran fiestas respecto a las restricciones que ellos padecen. Preparan acciones de protesta en mayo y analizan convocar una manifestación.

La tensión crece en Magaluf a medida que se acerca la temporada alta. El Ajuntament, gobernado por el PP, quiere «poner orden» en los desmanes nocturnos, tanto en la zona de Punta Ballena como en los aledaños de la discoteca BCM, donde se había instalado música en la calle.

Alfonso Rodríguez, dirigente de la Asociación de Consumidores y candidato de EU a las elecciones, considera que «es lógico que los propietarios de los bares estén enfadados, ya que se sienten discriminados respecto al trato que reciben los hoteleros y los discotequeros. «Parece como si hubiera mano dura para unos y mano blanda para otros», dice.

El candidato a alcalde por el PSIB, que también se llama Alfonso Rodríguez Badal, afirmó este jueves, cuando estaba realizando una visita a la zona y hablaba on los comerciantes, que «nadie se mete con el consumo de alcohol en el interior de los hoteles, donde se celebran grandes fiestas junto a las piscinas, ni tampoco con lo que supone el todo incluido. Sin embargo, los bares, al menos parte de ellos, son sancionados a la mínima».