La depuradora de Manacor se ha convertido en una excelente fuente de ingresos para el Govern Bauzá. | Antoni Pol

6

Cinco ciudades y pueblos de Mallorca viven lo que ya se conoce como «doble centralismo». Al de Madrid respecto a Balears en su conjunto, se ha de unir el del Govern Bauzá respecto a diferentes localidades, donde se recauda gran cantidad de dinero en materia de depuración «pero sólo vuelve un tercio», según afirman fuentes del Ayuntamiento de Manacor.

El problema afecta a Calvià, Manacor, Sant Llorenç, Alcúdia y la capital, Palma. En la Part Forana son los que ya contaban con depuradora propia antes de que el Govern pusieron en marcha el IBASAN en 1990, posteriormente convertido en IBAQUA, el organismo público destinado a impulsar la construir nuevas depuradoras. Las que ya existían quedaron bajo titularidad municipal, pero el Govern pasaba a gestionar la recaudación.

TIRME

Otro problema es que «nos endosan las facturas de TIRME por los fangos sujetos a tratamiento, cuando nosotros no tenemos recursos para poder pagar». Esta factura puede oscilar en un año entre los 110.000 y los 115.000 euros solamente para Manacor, «un dineral teniendo en cuenta las carencias actuales».

Los responsables de Medio Ambiente de los municipios afectados están en contacto para ver si toman una medida en conjunto para recuperar el dinero.