El operativo de seguridad trabajará para que la tradición se mantenga y se eviten aglomeraciones e incidentes. | Guillem Mas

3

El Ajuntament de Manacor, en colaboración con la Policía Local y la Policía Nacional, ultima un plan de seguridad para evitar accidentes y garantizar una rápida actuación en caso de problemas.

En concreto, unos 50 agentes de la policía y 50 miembros de Protección Civil, estarán organizados para que la tradición se mantenga y se eviten aglomeraciones e incidentes.

Una de las primeras medidas será el control de acceso a la iglesia dels Dolors. Un aparato electrónico contará una a una las personas hasta llegar al máximo autorizado, cifra que todavía está por determinar.

Además el Ajuntament y los caballistas han llegado a un acuerdo por el que se concentrarán en la plaza Madrid y podrán circular en comitiva por un itinerario seguro, ya pactado, hasta el encendido de los foguerons.

Por otra parte, los agentes, miembros de Protección Civil y voluntarios vigilarán el uso de pirotecnia, que ha sido prohibido mediante bando municipal.

El plan de seguridad velará por el orden y el buen comportamiento durante el transcurso de los actos de la multitudinaria revetla.