Momento de la reunión de la Asociación de Vecinos del Port de Andratx, celebrada la semana pasada.

8

El futuro de la Asociación de Vecinos del Port d’Andratx es incierto sino logra formar una nueva junta directiva.

Este colectivo, con 12 años de historia y unos 180 asociados, se encuentra al borde de la desaparición tras la dimisión de su hasta ahora presidente, Joan Mir Palmer. Ahora la agrupación de vecinos del Port d’Andratx se halla sin junta directiva y nadie para presidirla.

De momento, se ha constituido una gestora que encabeza provisionalmente el empresario Emilio Girado, que ya ha dejado claro que ocupará el cargo solo hasta el mes de marzo.

Emilio Girado reconoce que la presidencia de la asociación de vecinos «lleva mucho trabajo» y que es difícil compaginarlo con las responsabilidades profesionales de cada uno.

Asimismo, también lamenta la falta de colaboración ciudadana a la hora de desplegar las actividades de la asociación y reivindicar mejoras para los residentes del Port d’Andratx.