El conseller Biel Company, durante su visita a la Cooperativa Agrícola de Sant Bartomeu de Sóller.

10

La cosecha de la aceituna mallorquina ha dado comienzo con buenas perspectivas, en una campaña que durará hasta febrero y que es la segunda desde que el producto obtuvo la Denominación de Origen Protegida (DOP) Oliva de Mallorca.

Las previsiones para la cosecha son similares a las del año pasado, cuando se recogieron 25.000 kilos de oliva, ha informado la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio en un comunicado, con motivo de la visita del conseller Biel Company a la Cooperativa Agrícola de Sant Bartomeu, de Sóller, con motivo del inicio de la cosecha de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Oliva de Mallorca.

La campaña actual es la segunda que se hace bajo el sello de calidad de la DOP Aceituna de Mallorca, que engloba la producción de 50 agricultores, que gestionan 36.000 olivos sembrados en 263 hectáreas.

Las aceitunas se recogen a mano entre los meses de septiembre y febrero y luego se comercializan en tres variedades: enteras, «trencades» (partidas) y negras.

Incremento

El presidente de la Cooperativa Sant Bartomeu, Miquel Gual, ha destacado que este año se incrementará en 50 céntimos el precio que percibirán los productores, pasando de 1,80 euros por kilo de oliva a 2,30 euros.

El conseller Company ha destacado la importancia de diferenciar los productos con un sello de calidad «como sinónimo de garantía y origen» y también ha recordado que la futura ley agraria «dará herramientas para impulsar el sector agrario».

Estudios elaborados por la Universidad de las Islas Baleares (UIB) demuestran que la Oliva de Mallorca es una variedad autóctona y diferenciada de todas las que hay actualmente en el mercado. Se trata de una aceituna genéticamente primitiva y poco evolucionada, que lleva la impronta de Mallorca.

Entre las cualidades organolépticas diferenciadas de la oliva de Mallorca destaca el sabor amargo, la sensación astringente que le proporciona el alto contenido de polifenoles, que es consecuencia del clima, y la alta untuosidad, consecuencia de la elevada cuantía de ácidos grasos insaturados que contiene y del bajo punto de fusión, característico de esta variedad de aceituna