Entesa hizo elevar acta notarial y exhibió esta foto.

El Ajuntament de Sóller deberá destinar unos 350.000 euros (con los impuestos) para proporcionar al Govern una nueva sede para la Unitat Bàsica de salud del Port y, de esta manera, poder ampliar el colegio público hacia los espacios actualmente destinados a centro sanitario.

Se trata de casi el doble de la previsión hecha en los presupuestos aprobados tan sol hace un mes.
Además, el Ajuntament no contratará directamente esta obra debido a que por su importe debería hacerse mediante un concurso abierto lo que, según el concejal Miquel Bestard, «no permitiría cumplir con los plazos». Por lo tanto, el equipo de gobierno ha decidido encomendar el concurso a la empresa municipal Sóller 2010 que puede contratar obras por el procedimiento negociado –según estipulan sus propias normas– hasta un límite de un millón de euros.
La oposición se negó ayer a apoyar esta encomienda de contratación a Sóller 2010 y además denunció públicamente que «las obras se han iniciado un día antes de que el pleno aprobara ponerlas en marcha», lo que considera «muy grave». Miquel Gual (Entesa) exhibió en el Pleno unas fotografías de la actuación e instó al alcalde a explicar «cómo era esto posible».

El alcalde, Carlos Simarro (PP) aseguró que se trataba de una actuación «preparatoria, ajena al contrato». Las fotografías llevan fecha del jueves y se ve una excavación de aproximadamente un metro de profundidad. Por otra parte Progresistas y Entesa se presentaron ayer en la obra con un notario que levantó acta del inicio de las actuaciones.