Imagen de la Verónica de Sant Marçal, lugar donde se levantará el nuevo recinto ferial.

10

El pleno del Ajuntament de Marratxí aprobó ayer, con el voto favorable de todos los partidos, la construcción de un nuevo recinto ferial en Sant Marçal. Un proyecto, cuya ejecución «permitirá dotar de una mejor oferta y contribuirá a la desestacionalización turística del conjunto de la Isla», aseguran desde el equipo de gobierno presidido por el alcalde Tomeu Oliver (PP).

Con la aprobación de este proyecto, el Consistorio ha podido optar a la convocatoria de subvenciones de la Conselleria de Turisme i Esports del Govern, cuyo plazo expiraba precisamente ayer. De esta manera, el Ajuntament de Marratxí está en condiciones de recibir una ayuda de 500.000 euros para afrontar con garantías la construcción de un recinto ferial presupuestado en unos 850.000.

Esta nueva infraestructura está previsto que se construya en la conocida Verónica de Sant Marçal, «la misma ubicación en la que se celebra desde hace tres años la Fira del Fang», señalan desde el Consistorio.

Características

Se trata de un edificio polivalente proyectado sobre un solar de aproximadamente 2.500 metros cuadrados -y una zona verde anexa de 4.000- con una parte cerrada, «un gran contenedor», de 690,7 metros cuadrados y una zona cubierta con porches de 383, conectados ambos espacios mediante una pérgola. El anteproyecto, contempla una ocupación máxima de 1.174 metros cuadrados y una edificabilidad y altura máximas de 1.174 y 920,3 metros cuadrados, respectivamente.

La construcción de este nuevo recinto ferial tiene como objetivo principal «cubrir las necesidades culturales, sociales y económicas del municipio», puesto que el término no dispone de ninguna instalación de estas características que posibilite la celebración de eventos turísticos. Según Oliver, «la construcción de este recinto en el corazón de Marratxí será una pieza clave para el desarrollo turístico, empresarial y cultural del municipio». Un proyecto que, añade el alcalde, también «potenciará y posibilitará la celebración de diversas actividades como, muestras gastronómicas, congresos, cursos, exposiciones, convenciones, conciertos, reuniones, ferias o mercados; en un marco incomparable, a muy pocos minutos de Palma y de su aeropuerto, y con una importante red de comunicaciones de transporte por carretera, así como de transporte público, con la opción muy cómoda y rápida como es el tren», detalla Tomeu Oliver.