El alcalde, Llorenç Suau, y la regidora Estefanía Gonzalvo. | Michel's

3

El Ajuntament d'Andratx, presidido por el alcalde Llorenç Suau (PP), solicitará al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas poder acogerse al coeficiente de actualización de valores catastrales, lo que supondrá una bajada de los valores tan elevados que han tenido que afrontar los propietarios de inmuebles del municipio.

Una medida que, a partir de 2015, se traducirá en un rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), en función de las características de cada vivienda.

Desde el área municipal de Economía y Hacienda, la regidora Estefanía Gonzalvo (PP) explica que, durante los últimos cinco años, el Consistorio «no ha podido acogerse al coeficiente de actualización por imperativo legal». Sin embargo, ahora que ha transcurrido el plazo reglamentario, «el Ajuntament solicitará rebajar el valor catastral de todos los bienes inmuebles del municipio», añade Gonzalvo.

La edil reconoce que la revisión de los valores catastrales «supondrá una pérdida importante de ingresos para las arcas públicas». «Sin embargo», continúa Estefanía Gonzalvo, «debido a la situación económica de superávit actual, tenemos que hacer esfuerzos para contribuir a liberar la presión fiscal de los vecinos», apunta.

Impuestos

Asimismo, fuentes municipales señalan también que, la rebaja de los valores catastrales, no solo incidirá en los recibos del IBI, sino que también tendrán efectos sobre los impuestos de plusvalías, transmisiones y patrimonio, puesto que todos ellos toman como base el valor catastral.

De esta manera, concluye la regidora andritxola de Economía y Hacienda, «la presión fiscal soportada quedará aminorada de forma considerable».