Imagen de uno de los perros abandonados el año pasado. | J.P.F.

6

Los agentes de la Policía Local recogieron, el año pasado, 353 perros que se encontraban abandonados en puntos de municipio de Manacor.

La regidora de Hacienda e Interior, Sebastiana Sureda (CpM), explicó que «los motivos se deben a diferentes aspectos como que algunos de ellos se escapan y otros son abandonados por sus propietarios, al no poderlos mantener o por no tener que darse de alta en el censo municipal de perros».

En el pasado pleno, el edil nacionalista Miquel Oliver (PSM) criticó el exceso de excrementos de perro en las calles y denunció la «dejadez» de los responsables municipales en esta tema.

Sureda, por su parte, apuntó que «el año pasado se impusieron tres sanciones a propietarios por dejar los excrementos de perro en la vía pública». En lo que llevamos de 2014, tan solo se ha interpuesto una sola denuncia.

La regidora negó las acusaciones de «dejadez» y se defendió alegando que «hay mucha gente que está sensibilizada y que ya usa una bolsa de plástico para retirar los excrementos», vinculando el exceso de residuos «a la cantidad de perros abandonados que circulan por los núcleos urbanos de Manacor».

Denuncia

En su turno de réplica, Oliver incidió en que «la ordenanza no se aplica como se debería ya que las calles están llenas de excrementos, con la mala imagen que ello supone».

Con todo, desde el equipo de gobierno se aseguró que los agentes de la Policía Local vigilan el cumplimiento de la ordenanza pero se avisa que «la cantidad de perros que van sueltos es incontrolable para evitar sus desechos en nuestras calles».