El pleno del Ajuntament trató la adjudicación de la recogida de basuras entre otros temas. | Assumpta Bassa

1

El pleno de Artà aprobó la adjudicación de la concesión, recogida y transporte de residuos así como de los servicios de limpieza viaria a la Unión Temporal de Empresas (UTE), Urban Serveis, por un valor de 582.317 euros más 58.237 de IVA. Se trata de un total aproximado de 6,5 millones de euros por un periodo de 10 años.

La propuesta se aprobó con los votos a favor del equipo de gobierno (UIA-PI) y la abstención de la oposición (PP-PSOE e Iniciativa Verds).

El Ajuntament ha impulsado un sistema de gestión de residuos medioambiental y uno de los pasos ha sido la adjudicación de este nuevo contracto de recogida. La oposición justificó su abstención en el sentido que sería necesario un segundo informe sobre la valoración de la mesa de contratación. Sin embargo no se aprobó la nueva ordenanza municipal de limpieza ya que la oposición votó en contra y no prosperó al estar el equipo de gobierno en minoría.

En el pleno se debatieron otras cuestiones. Quedaron sobre la mesa dos nuevos expedientes de demolición. El PSOE abandonó el pleno en el momento de efectuar la votación tal y como había hecho en el pleno anterior. También el regidor de Iniciativa-Verds, Guillem Caldentey, se ausentó en este momento. El alcalde, Jaume Alzamora, decidió dejarlo sobre la mesa.

Otra de las cuestiones es que se aprobó también la ordenanza municipal reguladora de la publicidad directa.

Salió adelante la moción del pacto en la que se insta al Govern a aprobar una ley para garantizar el derecho a la vivienda de la población para poder iniciar procedimientos sancionadores a entidades bancarias y grandes empresas si se mantiene la desocupación de la vivienda durante un tiempo. Si ello se aprobara, el Ajuntament d’Artà se compromete a aprobar programas de inspección para detectar y registrar los inmuebles que se encuentran en situación de permanente desocupación.