Vista aérea de Bunyola con sa Comuna al fondo. | Antoni Pol

3

Desde que el pasado 14 de octubre el Ajuntament de Bunyola empezara a cobrar una tasa de seis euros por automóvil para permitir su subida hasta sa Comuna, el Consistorio cifra en unos 380 los vehículos que han ‘pasado por caja’.

Fuentes municipales aseguran que cada semana pagan por subir hasta sa Comuna unos 45 coches. Un número que no debe referenciarse como total, puesto que los residentes en Bunyola no pagan para por acceder a este espacio público gestionado por el ajuntament.

De esta manera, son unos 2.280 los euros recaudados hasta ahora en concepto de imposición de la tasa que grava la subida a sa Comuna desde mediados de octubre, pese a que la ordenanza que la regula se aprobó en sesión plenaria hace ya un año.

Plan de usos

Además de regular el acceso mediante el cobro de los mencionados seis euros, la ordenanza también establece el pago de tres euros para acampar en la zona acotada para este propósito. En sa Comuna también existen dos refugios por cuya utilización figura estipulado el cobro de otros seis euros a los no residente y un euro a los residentes. Asimismo, quedan gravadas las excursiones con ánimo de lucro (cinco euros), la organización de pruebas deportivas (un euro por participante), excursiones a caballo (20 euros por equino), la práctica de escalada (10 euros por persona) y realización de vuelo libre (10 euros por persona), ya sea en parapente o ultraligero. El Plan de Usos de sa Comuna de Bunyola también pone precio a los itinerarios organizados y acompañados por un guía del ajuntament, concretamente, 10 euros para los excursionistas a pie, 10 también para los que van en bicicleta y 30 para las rutas a caballo.

Conservación

Desde el Consistorio bunyolí sostienen que la aplicación de estas tasas no obedece a afán recaudatorio alguno, sino que buscan cubrir parte del gasto necesario para el mantenimiento y conservación de este enclave natural.