Imagen del edificio a medio construir sobre el solar del antiguo campo de fútbol de Bunyola.

0

El Ajuntament de Bunyola ha adquirido el edificio multifuncional, a medio construir, de Can Gual por un valor de 95.000 euros, después de que la empresa que ejecutaba las obras, Jutoba SA, se declarase en suspensión de pagos en 2008. Se trata de un complejo de tres niveles, cuya planta baja debía albergar locales comerciales, el primer piso un aparcamiento en altura y el nivel superior, a ras de calle Establidors, un parque público. Una vez adquirido mediante subasta -el precio de salida de la estructura y el solar de 4.000 metros cuadrados sobre la que se asienta se fijó en un millón de euros- el Consistorio bunyolí valora la posibilidad de reemprender los trabajos de construcción y rematar el proyecto.

Según el alcalde Jaume Isern (PP), la historia de esta infraestructura se remonta al año 2006 cuando su predecesora en el cargo, Maria Cabot (Independents), y sus socios de PSOE, PSM y UM aprobaron efectuar una permuta para que Jutoba SA construyese en un solar de titularidad municipal el mencionado edificio, con la condición de que un local de 150 metros cuadrados y una sala multiusos fueran cedidas al Consistorio.

Esta decisión provocó cierta polémica en el pueblo porque, de cierta manera, el Ajuntament cedía el solar de titularidad pública en el que se emplazaba el antiguo campo de fútbol municipal a cambio de solo dos locales, sostiene Isern. El PP, entonces en la oposición, criticó con dureza que la administración local se deshiciese en tales condiciones de una parte del patrimonio municipal.

Una vez la empresa constructora se declaró en suspensión de pagos se celebraron diferentes subastas públicas para vender el solar y el edificio a medio hacer sin que nadie presentara oferta alguna por el inmueble.

Ahora, tras consignar una oferta con opción de compra, el gobierno municipal presidido por el alcalde Jaume Isern (PP) ha adquirido el edificio por 95.000 euros, impuestos incluidos. De esta manera, el Ajuntament de Bunyola recupera el solar y el derecho de edificación que había sobre éste.