La ciudad revivió la conquista por parte de Jaume I hace casi 800 años. | A. Pol

8

Inca revivió ayer por la tarde con diversión y con fiesta la conquista de la ciudad por parte de Jaume I hace casi 800 años. Se trata de un simulacro que, tal y como reconocen sus organizadores, es más legendario que históricamente riguroso.

Los sarracenos se concentraron en la plaza d’Espanya; los cristianos, en la plaza Mallorca. Los dos bandos subieron al Serral dels Molins, escenario de la batalla, por la calle de Sant Bartomeu, animados por la música de las respectivas bandas y al ritmo de ‘A por ellos’, que se ha consolidado en la banda sonora de la fiesta.

La inevitable batalla tuvo lugar sobre las siete y media de la tarde, en el legendario lugar de la Pota del Rei y, antes de que anocheciera, los vencedores habían conseguido plantar su estandarte en el balcón consistorial. No obstante, antes tuvieron que arrebatar la ciudad al caudillo Benhabet, encarando por Joan Ferrà. El papel de Jaume I recayó en Pep Jaume Seguí.
De la edición de este año podría destacarse que la participación fue menor, especialmente en el bando sarraceno. Es posible que el éxito de la Gran Maratón de la Birra, nombre que este año ha recibido el ‘Birracrucis’, haya tenido algo que ver.