La entidad presentó el lunes la memoria del 2012 en Medio Ambiente y Acción Social.

0

La Fundación Deixalles ha impugnado el pliego de cláusulas del concurso para el servicio de recogida selectiva del municipio. Esta impugnación -que paraliza la licitación de este servicio, que el Ajuntament quiere dar en concesión por un período de 10 años y un importe de más de dos millones de euros- se suma a la anunciada días atrás por los partidos de la oposición. Esta última reclamación también fue presentada ayer acompañada de otras 161 alegaciones idénticas. Deixalles basa su impugnación en varios fundamentos jurídicos y otros de fondo entre los que destaca, sobre todo, que las bases «no contemplan» la necesidad de considerar el trabajo social que se ha venido desarrollando históricamente -y especialmente en Sóller- por parte de entidades sociales (entre ellas la propia fundación Deixalles) a través de la recogida, recuperación y reciclaje de residuos.

Desestimación

En la alegación se recuerda que «en los diferentes planes de gestión de residuos aprobados en la comunidad, y en las propias ordenanzas municipales, se considera el trabajo que han venido realizando estas entidades en materia de residuos y reciclaje». El equipo de Gobierno (PP) ya intentó ayer elevar a Pleno un acuerdo para desestimar este recurso, presentado solo 24 horas antes. Finalmente decidió retirar el punto al recordarle la oposición que «ni siquiera la corporación» conocía el texto de Deixalles y que, además, ayer mismo se habían presentado «muchas más firmas».

Precisamente Deixalles Sóller -que desde el año 1995 colabora con el Ajuntament en el tratamiento y reciclaje de residuos y en programas de inserción social y laboral- presentó el lunes su memoria del 2012 en la que se destaca que el año pasado atendió 114 personas en orientación laboral y prestó apoyo, formación y atención psiocosocial a 66 más.