El Ajuntament justifica las restricciones en la estrechez del entramado urbano. | C. MORENO

15

Entrar en Campanet con un vehículo pesado de más de 10 toneladas cuesta 27 euros por viaje y debe, además, comunicarse al menos con tres días de antelación. De lo contrario, el Ajuntament niega el acceso de camiones al núcleo.

La ordenanza de movilidad actualmente vigente no contempla distinciones entre los vehículos locales y los foráneos a la hora de aplicar la tasa, pero, en la práctica, los locales no pagan por el servicio. «Este hecho incumple la normativa, porque va contra el principio de igualdad y en las academias en las que se forma para opositar como secretario municipal sirve de ejemplo sobre lo que no se debe hacer», denuncia el portavoz del PP, Miquel Pons. «Cuando supe que servíamos como ejemplo de una medida incorrecta, no lo podía creer», añadió Pons.

Cambios

El pleno de Campanet debatió el lunes por la noche una modificación de la ordenanza. El PSOE, que gobierna en minoría con tres regidores frente a los ocho de la oposición (PP y PSM), propuso eximir a las calles del valle de Sant Miquel (las más amplias) del pago de la tasa, e instaron a establecer una tarifa plana semestral o anual. La medida no logró el consenso suficiente y finalmente quedó sobre la mesa para un mayor debate.

«Ahora, lo que plantearemos es que no se pague nada salvo que sea necesario cerrar una calle», dijo ayer el alcalde Joan Amengual. La portavoz del PSM de Campanet, Magdalena Solivellas, continúa defendiendo la necesidad de bonificar a los vecinos de Campanet para que no paguen ninguna tasa. «Nosotros siempre aplicamos no cobrar a los de Campanet y en el pleno planteamos la posibilidad de aprobar una bonificación para regular la situación», dijo Solivellas. El PP, en cambio, es partidario de un «trato igualitario» y de agilizar los trámites para no dificultar el transporte de mercancías.