Silvia Juaneda (primera adulta por la izquierda) asegura que no regresará si tiene que pagar. | Elena Ballestero

38

La decisión del Govern de les Illes Balears de comenzar a cobrar una tasa de 5 euros por persona y día por acampar en Lluc (los menores de 14 no pagan) no ha sido bien acogida entre los campistas y comienza a dejar notar sus efectos. Aunque el Govern aseguró a principios de semana que ya había 150 reservas, ayer apenas 40 familias pernoctaron en las zonas de acampada de Lluc que tienen una capacidad total para 300 tiendas y hay que decir que algunas de las reservas habían sido realizadas antes de la entrada en vigor de las nuevas tarifas por lo que no abonaron ninguna tasa.

Al desembolso económico en la zona de acampada se le ha de sumar el coste del aparcamiento que gestiona directamente el Santuari y que es de 4,90 euros por vehículo y día. Los campistas reciben tres troncos de pino por reserva y día y deben pagar 3 euros más cada vez que soliciten más leña. «Es indignante que en el único camping del Govern te cobren 5 euros por persona y día, más con el servicio que dan, que no hay ni agua caliente», decía ayer Silvia Juaneda. Esta campista hizo la reserva en enero y no ha tenido que pagar esta vez pero asegura que no regresará si debe pagar. «Está claro que iremos a otro sitio, la Fundació Maria Ferret tiene otras zonas con agua caliente y baños en condiciones», dice.

Débora González y Raúl Durán, acampan por segundo año en Lluc y critican igualmente que haya que pagar. «Nos parece una barbaridad lo que te cobran y encima hay que pagar también el aparcamiento», explican.

Frente al pesimismo reinante en la zona de acampada donde hay que decir que ayer soplaba un fuerte viento, en el Santuari los alojamientos están a un 99 por ciento de su capacidad. ¿Cuál es el secreto? Las habitaciones más económicas cuestan entre 31 y 41 euros para dos personas y los inquilinos solo pagan por aparcar el primer día de estancia, el resto son gratuitos. El Santuari de Lluc, oferta habitaciones y apartamentos con cocina, equipados con televisión, baño y calefacción.