Imagen de una sesión plenaria del Ajuntament de Calvià. | J. ROSSELLO

11

El equipo de gobierno que preside el alcalde Manuel Onieva (PP) rechazó en el pleno del Consistorio calvianer celebrado ayer una propuesta del grupo socialista en la oposición para paralizar una serie de modificaciones puntuales del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que suponen un cambio de suelo rústico a urbanizable para englobarlas en la revisión completa del planeamiento que iniciará en breve el Ajuntament.

Según los socialistas, estas modificaciones puntuales, en distintos enclaves del término municipal, en los últimos meses «han alcanzado casi medio millón de metros cuadrados, por lo que suponen un cambio muy considerable de la naturaleza y los usos del suelo en el municipio».

Defensa

La teniente de alcalde de Urbanismo, Eugenia Frau (PP), defendió las modificaciones puntuales del planeamiento al ser su tramitación más ágil que la revisión completa y para aligerar las expropiaciones de terrenos privados para equipamientos públicos o zonas verdes por valor de unos 500 millones de euros que contempla el vigente PGOU, aprobado en julio del año 2000 y a los que el Ajuntament no puede hacer frente en la coyuntura económica actual.

No obstante, a pesar del rechazo a la moción socialista, y en respuesta a quejas vecinales, Onieva ha anunciado la celebración de un referéndum entre todos los vecinos de Costa de la Calma donde la Corporación Municipal ya ha aprobado, inicialmente, la rectificación de una parcela de aproximadamente una hectárea definida en el PGOU como Espacios Libres Privados, donde se ubican actualmente pistas de tenis. Con la nueva calificación como Equipamiento Privado se podrá construir locales para usos comerciales.