El centro de día de Andratx, ayer, todavía clausurado al público. g Foto: MICHELS

3

El Ajuntament d’Andratx privatizará la gestión del centro de día antes de que concluya la legislatura. Inaugurada a finales de la anterior, la instalación permanece cerrada al público por falta de los recursos necesarios para dotarla de los equipamientos necesarios y cubrir los gastos de mantenimiento.

En declaraciones ayer a este diario, el alcalde andritxol, Llorenç Suau (PP), manifestó que la intención de su equipo de gobierno es externalizar la gestión del centro geriátrico, puesto que el Consistorio carece de los recursos suficientes para hacer frente al mantenimiento del servicio.

Inversión

En este sentido, Suau apunta que el estudio financiero realizado para valorar los costes de apertura y funcionamiento concluye que es necesaria la inversión de 90.000 euros en concepto de equipamientos y el desembolso de entre 400.000 y 500.000 euros anuales para mantener el servicio a pleno rendimiento. Unas cifras que el Ajuntament no puede asumir y, en consecuencia, hacen inviable la apertura del centro por medio de fondos públicos.

Consciente también de la complejidad para obtener ayuda por parte de las instituciones supramunicipales, el alcalde valora como única opción sacar a concurso la gestión del centro de día y que una empresa privada asuma la explotación del mismo. Suau está incluso dispuesto a alquilar las instalaciones a un precio simbólico con la condición de que el centro abra sus puertas y preste servicio a los ciudadanos sin que el Consistorio vea amenazada su estabilidad presupuestaria.

En este sentido, Llorenç Suau advierte de que, para hacerse cargo de la gestión y que esta no fuera deficitaria, el Ajuntament debería cobrar 1.500 euros mensuales a cada usuario. Un precio exagerado comparado con el que demandan los centros privados, que según alcalde, se sitúa en, aproximadamente, sobre los 500.

Al acceder a la Alcaldía, en primavera de 2011, Suau se encontró con el centro de día inaugurado pero cerrado al público, puesto que ya entonces no estaba asegurada la viabilidad económica de su mantenimiento.

Ahora, con el objeto de poder abrir sus puertas, el Ajuntament d’Andratx está dispuesto a asumir los 90.000 euros necesarios para el equipamiento de las instalaciones, siempre y cuando, aunque sea por la vía privada, se asegure la prestación y el mantenimiento del servicio geriátrico.