POLLENÇA . POLITICA MUNICIPAL. PLENO MUNICIPAL DEL AYUNTAMIENTO DE POLLENÇA . ESQUERRA PREMIA EL APOYO DEL PP Y LLIGA AL CATALAN Y APRUEBA LOS PRESUPUESTOS. | Elena Ballestero

13

La regidora de Hacienda del Ajuntament de Pollença, Malena Estrany, dio cuenta en el último pleno ordinario (el jueves por la noche) del resultado de una auditoría externa encargada por el equipo de gobierno (PP–Lliga–Grupo no Adscrito) que ha detectado importantes vulneraciones de la ley de contratos y en el pago de facturas durante la legislatura pasada hasta el punto de que se emitieron facturas por la compra de género que se dejaba en casas particulares. Es el caso de una caja de vinos que se entregó en el domicilio del exregidor de Servicios, Martí Ochogavía, según se desprende de las anotaciones de una de las facturas.

«La mayor parte de las irregularidades contables se concentran en las áreas de Servicios, Deportes y Fiestas», según informó Malena Estrany. Estas áreas estaban a cargo la legislatura pasada de los regidores Miquel Ramon (UM) y Martí Ochogavía (UNPI). El informe menciona, según la regidora, que «en muchas ocasiones el alcalde (por aquél entonces Joan Cerdà) no firmaba los acuerdos de ordenación de pagos».

Documento interno

La auditoría es un «documento interno» de trabajo del Ajuntament, según explica Estrany, por lo que

Ultima Hora no ha podido tener un acceso directo al mismo.De los dos regidores que salen peor parados del informe sólo Miquel Ramon sigue siendo concejal en estos momentos pero declinó intervenir durante el pleno para explicar su gestión a pesar de las alusiones directas que realizó Estrany. Sí pidió la palabra tras las alusiones de Estrany la portavoz del PSOE, Maria del Mar Sastre, regidora de Educación entre 2007-2011 que quiso defender el papel que jugó su partido en esas fechas cuando Juan José Mir era regidor de Hacienda.

«Creo que el PSOE actuó correctamente. Es cierto que llevaba el área de hacienda, pero también es cierto que llegaban numerosas facturas de antes de 2007», dijo Sastre que aseguró que «hubo cosas que pudieron ser por dejadez pero otras fueron por una herencia de toda la vida». Respecto a sus áreas de gestión Sastre opinó que «creo que lo hice bien».

La regidora Malena Estrany concluyó que «está bien claro que hubo una dejadez y una falta de dedicación absoluta por parte de una serie de regidores que se saltaron los procedimientos establecidos y la ley y las bases de ejecución de presupuestos». Por el momento el Ajuntament no adoptará medidas legales.