Imagen de uno de los 'portells' donde hasta hace algunos días había una barrera. | Antoni Pol

3

Las entidades a favor de los caminos públicos abiertos no ven con buenos ojos que el Consell deje instaladas algunas de las barreras de particulares en la carretera vieja de Pollença a Lluc, declarada, pesar de los recursos que hay en contra y que aún deben resolverse, de titularidad pública.

Es por ello que los organizadores de la excursión del próximo domingo a favor del uso publico de la vía entre Pollença y Lluc no descartan retirarlas ellos mismos a lo largo de su recorrido.

Las barreras que ha dejado instaladas la institución insular, según sus palabras, sirven para evitar la salida de los animales de los propietarios de las fincas y no presentan ningún tipo de cerradura ni candado.

En nombre de la Plataforma Pro Camins Públics i Oberts de Pollença, Joan Ramon Bosch, uno de sus portavoces señala que esta noche tendrá lugar una reunión en la que se acordará lo que se hará el domingo. En dicha reunión se decidirá, previsiblemente, si retiran las barreras que aún quedan en el camino.