Previous Next
4

El alcalde de Andratx, Llorenç Suau (PP), alerta que dos de las tres depuradoras del municipio han quedado totalmente obsoletas y marchan al límite de sus posibilidades.

Según Suau, mientras la estación de aguas residuales (EDAR) de Sant Elm no presenta deficiencias, las de Andratx y Camp de Mar acumulan ya entre 25 y 30 años de funcionamiento y necesitan una urgente remodelación.

Ambas fueron construidas para satisfacer unas necesidades que, con el paso de los años y el crecimiento urbanístico y demográfico del término, se han visto multiplicadas y, en consecuencia, la capacidad de dichas instalaciones ha devenido insuficiente. Una situación que podría verse agravada a corto plazo con la recepción de las nuevas urbanizaciones del Port d'Andratx, una operación que supondrá el tratamiento añadido de las aguas residuales que generen sus aproximadamente 2.000 viviendas.

Ante tal escenario, el alcalde ha pedido ayuda al Govern para poder afrontar las necesarias obras de adecuación a las nuevas circunstancias. El propio Llorenç Suau reconoce que ya existen proyectos técnicos para afrontar la remodelación de las EDAR de Camp de Mar y Andratx de forma inmediata. Sin embargo, la falta de financiación impide este extremo.

Entre las dos depuradoras, la inversión necesaria se sitúa, aproximadamente, en los seis millones de euros. Consciente del gasto, Suau ofrece al Govern la posibilidad de dividir el proyecto en dos fases. La primera solventaría los problemas detectados en la entrada y salida de aguas, mientras que, la segunda, haría referencia a los trabajos de impulsión y canalización.