Antoni Sureda, Llorenç Bosch y Antoni Servera, ayer, en el pleno del Ajuntament celebrado ayer. g Foto: G.M. | G. Alonso

17

El PP de Manacor no descarta acudir a la justicia para recuperar ‘su’ grupo municipal en el Ajuntament que ahora está en manos del alcalde Antoni Pastor y sus siete regidores fieles que, aunque están suspendidos de militancia, todavía siguen como afiliados al partido. De este modo, en el pleno de ayer se dio cuenta de la expulsión de éste de los ediles Llorenç Bosch, Antoni Sureda y Antoni Servera.

Pero a las diez de la mañana, Pastor intentó un acuerdo con los tres regidores fieles a José Ramón Bauzá. Les propuso, tras su expulsión, la formalización de un nuevo grupo bajo las siglas del PP de Manacor; mientras que Pastor y los suyos constituirían otro bajo otra nomenclatura. Esta propuesta no fue aceptada ya que según Antoni Sureda «el grupo municipal del PP nos corresponde y Pastor no puede expulsarnos de él para luego dejar que lo formalicemos de nuevo».

Legitimidad

Al no haber acuerdo, se procedió a la expulsión de Sureda, Bosch y Servera del grupo municipal del PP. Bosch, por su parte, intervino en el pleno para advertir que la actuación de Pastor «es totalmente ilegal y contraria a derecho». Por ello solicitó que la expulsión quedara «sin efecto alguno hasta que no exista pronunciamiento judicial firme sobre el mismo». Así declaró que los «legítimos» integrantes del grupo municipal PP de Manacor son Sureda, Servera y él mismo.

Por su parte, Antoni Pastor defendió su actitud en tanto sus siete regidores que le apoyan siguen teniendo el carnet del PP a pesar de su suspensión. «Según la jurisprudencia, el nombre del grupo depende de la mayoría de sus miembros y éstos somos nosotros. Hemos actuado ajustados a derecho». De todos modos, el secretario municipal también tendrá que pronunciarse al respecto.

Independencia

El voto en contra de Pastor y sus siete regidores, junto con los dos de ALM, tumbaron una iniciativa de PSM-IV-Entesa para defender el derecho a la autodeterminación de Catalunya que contó con el apoyo de Esquerra. El PP y el PSOE se abstuvieron y AIPC abandonó la sala.