Esta semana se han presentado más de 800 firmas reclamando la apertura de la vía. | J. Socies

2

El Ajuntament de Pollença celebró en la mañana de ayer el pleno ordinario del mes de julio en el que se aprobaron tres mociones presentadas por los grupos de la oposición, una sobre el camino de Santuïri; otra sobre el catalán como requisito en la administración municipal y la tercera en referencia a las multas interpuestas por la Guardia Civil a algunos vecinos de la localidad durante la visita de José Ramón Bauzá a la sede del PP de la localidad.

La primera moción, presentada por el PSM-EN, PSOE y ERAM, también contó con el apoyo de numeroso público también presente en el pleno. Hacía referencia a la apertura del camino de Santuïri, cerrado por el mismo Ajuntament de Pollença, al tener allí instalaciones municipales. Así con la abstención del equipo de gobierno el resto de grupos aprobaron la «reapertura inmediata» del camino. Hay que recordar que esta semana los vecinos presentaron 812 firmas a favor de la reapertura.

La segunda moción se mostraba a favor del derecho a la manifestación y solicitaba la anulación de las multas interpuestas a los manifestantes. Con la abstención del PP y el voto contrario de Unió Mollera, el Ajuntament acordó pedir a la Delegación del Gobierno que se anulen las multas que en algunos casos llegan hasta los 3.000 euros.

Otra de las mociones presentadas en el pleno de ayer reclamaba que el Ajuntament de Pollença fije el requisito del conocimiento de catalán en los diferentes puestos de trabajo de la administración local. La moción en este caso presentad por CiU, PSOE, PSM-EN y ERAM también contó con los votos favorables de la Lliga y Esquerra, la abstención del PP y otra vez el voto contrario de Unió Mollera.

De esta manera todos los puestos de trabajo de la administración local contarán con el requisito de catalán, regulando el nivel de exigencia dependiendo de cada lugar de trabajo.