En muchas ocasiones la fiesta se alarga hasta la salida del sol. | Maria Nadal

20

El Ajuntament de Sencelles tomará medidas excepcionales para evitar «desórdenes e incivismo» con motivo de las fiestas de Biniali. Durante la verbena de ayer por la noche se establecieron controles de alcoholemia y se prohibió la entrada de botellas de alcohol en el pueblo. Las medidas se repetirán durante la fiesta de esta noche.

Los cuerpos de la Guardia Civil, la Policía Local y Protección Civil se encargaron de «evitar las molestias que provocan el botellón que se practica todos los años en el transcurso de la celebración», según informó el Ajuntament en un comunicado público. La Guardia Civil de Tráfico también se encargó de llevar a cabo controles de alcoholemia en los accesos a la localidad.

Estacionamiento

En los últimos años, ha sido habitual que los asistentes a la verbena de Biniali estacionen sus coches en la entrada de fincas privadas en las afueras del pueblo. Para evitar molestias a los vecinos de la pequeña localidad, los efectivos también trabajaron para impedir el aparcamiento de vehículos en zonas no habilitadas, ya que «los jóvenes hacen botellón en sus coches y tienen la música demasiado fuerte», según informaron fuentes municipales, que dejaron claro que «la Policía Local tiene orden de denunciar a todos los vehículos que estén mal estacionados».

El objetivo de estas medidas es evitar que se repitan los altercados de los últimos años. La masificación de las verbenas en años anteriores provocó «que durante toda la noche hubiera mucho bullicio y que el pueblo se despertara lleno de basura».