Mabel Cabrer, ayer en la sede del PP, con fotografías tomadas en Manacor.

Unanimidad entre los partidos a la hora de rechazar las agresiones al president Bauzá. Cargos del PP, casi desde el mismo momento de los incidentes, lanzaron una ofensiva con mensajes de rechazo a través de Twitter . Algunos pedían un rechazo expreso de la oposición. PSIB y PSM 'condenaron' pero insistieron en que eso no obviaba las críticas y la necesidad de abrir una reflexión.

PP

Cabrer dice que los 'fascistas' son los agresores

Mabel Cabrer condenó en nombre del PP los actos violentos de los grupos «radicales, antidemocráticos y delincuentes» que acusan al PP de «fascistas», pero que demuestran con sus acciones violentas quiénes son los «fascistas» por actuar de este modo contra un partido democrático que desarrolla su trabajo. Cabrer, desde la sede del PP, afirmó que todos aquellos partidos o grupos que no condenen los hechos «están alejados de actitudes democráticas». Cabrer exhibió una foto con la herida de un escolta de Bauzá y con pilas que, dijeron, fueron arrojadas por los manifestantes.

PSIB

Costa condena la violencia pero no las críticas

La portavoz del PSIB, Pilar Costa, expresó su «rechazo frontal» a la violencia, «que siempre hemos condenado y condenaremos» pero reclamó al PP «una reflexión sobre el clima de crispación y confrontación social que se ha instaurado en la sociedad», ya que, según ha explicado, hay «temas sensibles» en los que el Govern ha «roto consensos que han sido históricos», como la lengua o el cierre de los hospitales.

PSM

Barceló opina que no toda protesta es criticable

El portavoz del PSM-IV-ExM, Biel Barceló, condenado el lanzamiento de piedras, si bien el líder econacionalista precisó que las políticas del presidente 'popular' en materia de lengua, sanidad, educación y bienestar social están creando una «crispación importante» y un «rechazo» por parte de los ciudadanos. Barceló argumentó «no se puede condenar» toda la protesta convocada de manera «pacífica» en la que participaban «personas mayores, jóvenes, trabajadores, profesores y enfermeras, entre otros colectivos». Añadió que «si algún exaltado se excedió» es «absolutamente condenable».