Decenas de conductores quedaron atrapados y el túnel se cerró. Muchos optaron por el Coll de Sóller. | Lluc Garcia

44

La campaña de insumisión #novullpagar iniciada en Catalunya por transportistas y conductores que se niegan a pagar el peaje en las autopistas de esta comunidad autónoma, llegó ayer a Mallorca de la mano del colectivo Albaïna con dos actos realizados a lo largo del día contra el peaje establecido en el túnel de Sóller. Activistas de este colectivo solleric protagonizaron, primero por la mañana y posteriormente a última hora de la tarde, estas protestas contra la obligatoriedad de satisfacer el peaje para cruzar desde el Valle de Sóller hasta Alfábia por la famosa galería.

Aunque ya por la mañana un vehículo con cuatro ocupantes se había negado a pagar, lo que motivo una primera intervención de la Guardia Civil, fue a primera hora de la noche cuando mediante seis vehículos, que llegaron a la vez a la zona de peaje, consiguieron colapsar los accesos al túnel en los dos sentidos de circulación durante unos 40 minutos lo que provocó algunos nervios y tensión entre los numerosos coches que se vieron atrapados.

Finalmente, sobre las 20.40 de la noche la Guardia Civil indicó a los responsables del túnel que, una vez identificados los seis vehículos, se levantaran las barreras para que los activistas pudieran pasar y se pudiera reanudar la circulación. El gerente del túnel, Jordi Ferrer, aseguró que «por supuesto» la empresa tomaría las medidas oportunas contra esta acción reivindicativa.

Por parte del colectivo, un portavoz negó que la protesta «fuera la causa del colapso circulatorio» y así se lo indicó a la Guardia Civil: «La empresa ha preferido no levantar las barreras para no ceder, consintiendo que decenas de coches no pudieran pasar». De hecho ya por la mañana el colectivo interpuso una denuncia ante la benemérita por considerar que el concesionario les había «retenido ilegalmente» al no dejarles pasar ni dar la vuelta», algo que niega la empresa.

El colectivo no descarta nuevas acciones, hace un llamamiento general a oponerse al peaje y constituirá en la isla la plataforma #novullpagar.