Previous Next
11

El equipo de gobierno que preside el alcalde Manuel Onieva (PP) presentará en el próximo pleno el cierre de las cuentas del Ajuntament correspondientes al año pasado. La primera teniente de alcalde, Cristina Tugores (PP), manifestó ayer a este periódico que las cuentas publicas del ejercicio 2011 se han cerrado con un saldo positivo de 1.168.000 euros.

Tugores resaltó las dificultades que han tenido que afrontar tras encontrarse con un desfase de más de 12 millones de euros que estaban previstos en el capítulo de ingresos por el desarrollo de la parcela municipal C1 de Costa den Blanes y que no se percibieron al quedar desierto el concurso para construir en ella, entre otras infraestructuras, un museo de arte contemporáneo.

La teniente de alcalde, acompañada por el gerente del Consistorio, Víctor Hernández, señaló que se han adoptado fuertes medidas de contención del gasto en todas las áreas y departamentos municipales que son controladas «de manera exhaustiva» a través de una comisión de control presupuestario que se reúne semanalmente para aprobar los gastos.

Este organismo, creado por la gerencia y los servicios económicos del Ajuntament, explicó Hernández, exige que se soliciten al menos tres presupuestos para cada gasto superior a los 1.000 euros aunque la legislación no lo prevea más que para gastos superiores a los 18.000.

Según Hernández, esta iniciativa ha permitido que, con una mayor concurrencia de ofertas, se hayan conseguido mejores precios hasta en las compras más pequeñas.

Los responsables municipales recordaron que, desde el segundo semestre de 2011, se han suprimido asimismo «todos aquellos gastos de los que se podía prescindir afectando lo mínimo a la organización y a las actividades municipales».

Tugores expresó su satisfacción por finalizar el ejercicio superando el desfase económico sin que se tuvieran que eliminar puestos de trabajo, aunque si se redujo el número de contrataciones de personal para cargos de confianza además de bajar las remuneraciones a los altos cargos. «Todo ello sin haber eliminado servicios básicos para los ciudadanos además de haber aprobado congelar el recibo del IBI los próximos cuatro años», añadió.