El servicio que comenzó puntualmente cada viernes se extiende a los jueves este segundo trimestre | Elena Ballestero

¿Quién dice que las rutas escolares deben ir necesariamente sobre ruedas? Binissalem reinventa el transporte de alumnos desde casa al colegio y lo hace con un sistema de voluntariado que se implanta con éxito, tanto que desde este mes de enero amplía el servicio (antes exclusivo de los viernes coincidiendo con el mercado semanal) a los jueves.

La regidora de Cultura, Antonia Servera, explica que «la iniciativa surgió hace un año durante la celebración de la semana cultural del colegio Nostra Senyora de Robines». La propuesta es una idea de la Asociación de Padres y Madres de Alumnos (AMIPA). «Tuvo muy buena acogida pero había que mirar bien cómo ponerlo en marcha con todas las garantías legales», dice Servera.

Finalmente el Pedibus comenzó a funcionar con el inicio del curso escolar, en septiembre de 2011. Funciona como una línea de metro pero en superficie y a pie. Existen diferentes líneas, identificadas con colores: verde, amarilla, roja... Cada una de estas líneas abarca una zona del pueblo. Un grupo de voluntarios acompaña a los niños a través de las diferentes paradas de cada ruta hasta la escuela. Hay dos voluntarios por línea.

«La idea inicial era que el servicio funcionara a diario pero cuando se intenta aplicarlo la realidad no es tan fácil», dice la regidora que se muestra satisfecha porque «durante el primer trimestre cada viernes coincidiendo con el día de mercado, el de más ambiente» el Pedibus ha funcionado con normalidad. «Ahora este segundo trimestre quieren hacerlo también los jueves», dice Servera.

El servicio cuenta actualmente con una treintena de usuarios y diez voluntarios. De las cinco líneas existentes en principio una ha sido suprimida por la falta de usuarios pero el resto mantienen su actividad.

«Desde el Ajuntament nos gustaría que el servicio fuera aumentando porque es una gran idea», dice la regidora.