En julio Acciona, que ya tenía abiertos numerosos expedientes, suspendió el servicio. | Lluc Garcia

0

Acciona Servicios Urbanos S.R.L. dejará de ser desde hoy la empresa concesionaria del servicio de recogida de basuras y limpieza viaria y de playas tras el acuerdo alcanzado in extremis con el Ajuntament para resolver la deuda que el Consistorio arrastra con la empresa.

Los detalles del acuerdo, alcanzado a última hora de la mañana de ayer, no han trascendido pero para hoy se ha convocado un pleno urgente para acordar que la empresa deje la polémica concesión que tenía adjudicada desde el año 2004 y que finalizaba en el 2014.

Ahora el Ajuntament, tendrá que buscar la fórmula para asumir directamente el servicio. Mañana finalizaba el plazo de suspensión de seis meses que adoptó la empresa el pasado julio debido a la elevada deuda municipal, pero ya no se reincorporará a la recogida.

Intereses

Días atrás, antes de llegar al acuerdo que hoy ratificará el pleno, el concejal de Bienes y Servicios y Hacienda, Miquel Bestard, lamentó una vez más la situación recordando que «al margen de los problemas que pudiera haber con Acciona, la decisión por parte del equipo de Gobierno anterior de dejar de pagar las facturas de la empresa nos ha llevado a una deuda de casi 3 millones de euros y los ciudadanos tendrán que asumir ya unos intereses de demora de 700 mil euros que la empresa tiene todo el derecho a cobrar por ley».

El Consistorio ya había dejado claro hace unos meses que, este año, su intención era recuperar el servicio mediante recursos propios, lo que hará a través de la empresa municipal Sóller 2010.

Hay que recordar que parte del material de recogida de Acciona ya está amortizado y según el contrato vigente debería pasar al Ajuntament, aunque no será suficiente. De momento, y de forma «provisional», Emaya realiza el trabajo, aunque solo cinco días a la semana, lo que ya ha provocado quejas.