Como en Fuenteovejuna «Todos a una». Son Servera demostró ayer que es posible dejar de lado los colores políticos para un objetivo común: defender el bienestar de los ciudadanos. En un pleno extraordinario, todos los partidos políticos que integran el consistorio serverí, incluido el PP, votaron a favor de la propuesta del equipo de gobierno (PSOE-Independents-CxI) de exigir al Govern Balear que restablezca las obras del proyecto de reapertura del tren de Llevant en el tramo de carretera que enlaza Son Servera con la zona costera.

La localidad es una de las mas afectadas por la paralización de estas obras que «ha perjudicado gravemente a todos los ciudadanos». Así se hace referencia a que «las obras dividen al pueblo en dos», se genera una cierta «peligrosidad al tener que circular por accesos provisionales y vías de servicio», hay un «caos circulatorio» además de «los perjuicios y efectos económicos colaterales adversos».

Curso escolar


Uno de los principales problemas que se pusieron sobre la mesa es que la semana próxima la situación será incluso más complicada por la reanudación del curso escolar en el Instituto y los cursos de las escoletes en el Polideportivo teniendo en cuenta que el acceso principal u directo de entrada y salida a estos recintos se encuentra en el tramo cortado de la carretera.

La propuesta provenía del equipo de gobierno pero la oposición se sumó a la misma. Se adjunta a la misma un informe técnico y uno de la policia.

Desde Esquerra-PSM, el portavoz Rafel Àngel Valls defendió que «nosotros estamos totalmente de acuerdo y animamos al Ajuntament a que no se pare aquí sino que se sumen a todas las plataformas, asociaciones para pedir el retorno del tren».

Aunque hubo debate entre el PSOE y el PP, algunos reproches, fue un pleno con acuerdo unánime.

Por otra parte el pleno fue un reflejo de la opinión de los ciudadanos. Los vecinos también apuestan por el retorno del tren. Un grupo de vecinos de la asociación Sa Grua Blava desplegaron una pancarta en al que se podía leer «A Son Servera passa enrera, ni tren ni carretera».