1

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Bunyola prevé un techo poblacional de 9.000 habitantes, 3.000 menos que la previsión de crecimiento de población del actual. El planeamiento se aprobará de forma inicial el próximo martes, según explica el alcalde Jaume Isern, quien destaca que aún queda tramitación hasta la aprobación defintiva.

En cualquier caso, el Plan General soluciona importantes problemas urbanísticos de la localidad como el de los núcleos ilegales de Cas Molí, Cas Binissalamer y Son Amar. Al final se propone la calificación de núcleos rurales, «no llega a urbanización, pero se les permite la legalización», puntualiza Isern. «Se da una solución a un problema de más de hace 30 años».

En Bunyola pueblo, el planeamiento no cambia sustancialmente salvo que que se soluciona el problema de las zonas verdes dentro de propiedad privada. Había un coste de expropiaciones y se han eliminado.

En Palmanyola y sa Coma no cambia nada, y en Orient está pendiente la redacción de un Plan Especial al ser Bien de Interés Cultural (BIC). Además, la zona donde los anteriores gobernantes preveían el polígono queda como suelo rústico.

El Plan General llevaba sin modificarse desde 1982. «Ya necesitabamos un planeamiento más moderno», asegura Isern.