La reforma de la Plaza de los Peregrinos finalizó el año pasado y se inviertieron cerca de 687.221 euros. | Miquel Serra

4

A partir del próximo mes de enero Lluc ofrecerá al público una imagen totalmente reformada. Desde hace dos años el punto de encuentro de miles de fieles y turistas está siendo sometido a unas intensas mejoras para adaptar el Santuari a los tiempos que corren. Se calcula que Lluc recibe la visita anual de dos millones de personas y si se consigue la declaración de la Serra como Patrimonio de la Humanidad se prevé que se incrementen notablemente.

Una de las primeras intervenciones que finalizarán es la del embellecimiento de la entrada al Santuari y en la que el Govern ha invertido 470.000 euros. A día de hoy, los operarios están adoquinando las aceras de la entrada, construyendo una pared de piedra mallorquina de un metro de altura y colocando bancos y farolas. Intervención que se sumará a la rehabilitación integral de la Plaza de los Peregrinos que finalizó en 2009 y en la que se apostó por soterrar el cableado eléctrico, empedrar la plaza y suprimir las barreras arquitectónicas y que contó con un presupuesto de 687.221 euros.

Polémica

Una de las obras que los restaurantes de la zona reclamaban era la del centro de interpretación de la Serra que debido a la quiebra de una de las empresas que ejecutaba el proyecto, estuvo parada desde 2009 hasta abril del 2010 cuando el Govern lo rescató. Está previsto que las obras finalicen en enero y su coste es de 1.080.260 euros En total, en dos años el Santuario habrá recibido una inyección económica de cerca de dos millones y medio de euros, pero todavía quedará en el tintero la reforma del Acolliment que fue aplazada este junio por la difícil situación económica. No sirvió de nada que en diciembre del 2009 se abarataran los costes de la obra en 500.000 euros, ya que el 1.500.000 restante era inasumible por parte de la Fundación Santuari de Lluc.

A todas las reformas se suma también la mejora de la Carretera Inca-Lluc, principal vía de acceso a Escorca, que se encuentra en obras desde abril y en las que el Consell ha invertido 2.300.000 euros. La intervención consiste en la ampliación de la calzada, que diariamente utilizan cerca de 9.000 vehículos.