El ex regidor en Ajuntament de Llucmajor Joaquín Rabasco. | U. HORA

22

El ex teniente de alcalde del Ajuntament de Llucmajor y ex líder de la Agrupación Social Independiente (ASI), Joaquín Rabasco, asegura que uno de los jueces de la sección segunda de la Audiencia provincial de Balears que ha dictado la sentencia que le condena a seis años de cárcel por los presuntos delitos de malversación de fondos públicos y alzamiento de bienes, ha actuado contra su persona movido por una «venganza personal».

Rabasco sostiene que el magistrado Joan Catany «actúa por venganza personal» porque hace aproximadamente cinco años le denunció ante el Consejo General del Poder Judicial «por un presunto delito de prevaricación» que el ex líder de ASI declina precisar, aunque añade que «de Catany, que vive en mi mismo pueblo, me lo espero todo». En este sentido agrega que «si hubiese sido juzgado por alguien de fuera del pueblo de Llucmajor hoy estaría absuelto».

Delitos

Joaquín Rabasco ha vuelto a ser condenado por la Audiencia a seis años de prisión por los delitos de malversación y alzamiento de bienes, después de que el Tribunal Supremo anulase la primera sentencia dictada y obligase a los magistrados Catany, Calderón y Gómez-Reino a rehacerla. No obstante, Rabasco tiene previsto recurrirla de nuevo ante el alto tribunal ya que considera que los jueces «han incumplido lo que les ordenó el Supremo».

El otrora socio de gobierno del PP en Llucmajor se muestra convencido de que el Supremo «volverá a anular la sentencia» ya que, en su opinión, la Audiencia «no ha tenido en cuenta las pruebas de descargo» y en la sentencia «siguen sobrando afirmaciones y faltando acreditaciones», además de haber añadido en la nueva resolución judicial (que califica de «desafío frontal al Tribunal Supremo») «frases vejatorias y humillantes».

Recurso

Por otra parte, Joaquín Rabasco denuncia «dilaciones indebidas» en el proceso judicial y lamenta que «tras ocho años de instrucción llamándome ladrón», la sentencia no le condene por la comisión de los delitos por los que fue acusado durante la instrucción (cohecho y prevaricación, entre otros), «y ahora decidan imputarme un delito de malversación que no fue instruido. La Fiscalía nunca me había imputado el delito de malversación», declara.

Sobre el signo de la respuesta que el Supremo pueda otorgar a su recurso, ya se ha apuntado anteriormente que Rabasco se muestra convencido de que será favorable a sus intereses ya que, según el ex líder de ASI, «la justicia no existe en Balears, pero sí en Madrid».