3

La Conselleria de Medi Ambient del Govern balear ha detectado una serie de deficiencias en el proyecto de clausura del vertedero de Son Barbassa de Capdepera.


A raíz de una denuncia formulada por EU-Els Verds, el Govern hizo una inspección de la zona y concluyó que hay una serie de cuestiones que se han de reparar. Si no se hace en un plazo corto, el Govern podría estudiar la posibilidad de abrir un expediente. Así lo manifestaron fuentes de la Conselleria que concretaron que las deficiencias hacen referencia, por una parte, a que la inclinación del talud no es la adecuada al ser demasiado vertical y, por otra parte, el problema está en el drenaje de las aguas pluviales que, según los técnicos del Govern, no funciona correctamente.


Denuncia
EU-Els Verds

denunciaron a finales de octubre que la clausura del vertedero no se había hecho bien y que con las lluvias se había producido un movimiento de tierras. Pusieron en conocimiento de Medi Ambient que diferentes capas de los taludes habían caído. También denunciaron en su momento que se habían realizado las obras sin ningún tipo de control.


El presupuesto inicial de estas obras era de alrededor de dos millones de euros y se adjudicaron a la baja por 1,3 millones de euros.


Desde el Ajuntament han mostrado su «sorpresa». La semana pasada la regidora de Medi Ambient, Pilar Gasull, y el regidor de Obras, Mateu Garau, se reunieron con la dirección de Qualitat Ambiental. «Nos dicen que hay una serie de deficiencias, pero no nos concretan cuáles son. Por lo tanto, para nosotros es muy complicado reparar una cosa sin saber a qué se refiere». Y añadían que «consideramos que no hay deficiencias y que el proyecto realizado se ajusta al que se presentó. Tampoco entendemos que la misma persona que autorizó el proyecto en su día ahora diga que hay deficiencias».


Hoy hay otra reunión para intentar llegar a una solución y clausurar definitivamente el vertedero.