Las subvenciones posibilitan que las personas en paro puedan trabajar durante 6 meses. | Assumpta Bassa

2

La Conselleria de Turisme i Treball del Govern de les Illes Balears ha denegado una subvención a la Mancomunitat del Raiguer destinada a la contratación de personas en paro para que realicen obras y servicios de interés general y social en los ayuntamientos que integran esta entidad. La decisión del Govern ha provocado un profundo malestar en la Mancomunitat del Raiguer, que lo consideran «injusto» y «un agravio comparativo» con otras mancomunidades que si han recibido las ayudas.

La Mancomunitat del Raiguer dispone de unas de las tasas de paro más altas de la Isla, superando las 8.000 personas, lo que representa casi el 10 por ciento de la población desempleada de Mallorca que ronda las 70.000 personas.

Malestar

«Habíamos presentado un proyecto para dar empleo a 61 personas, pero nuestra sorpresa fue cuando nos informaron que no llegaría ni un euro y que no podríamos ayudar a las personas en paro de nuestros pueblos», lamenta Jeroni Salom (PP), alcalde de Binissalem. Salom asegura «no querer entrar en disputas entre Mancomunidades, porque no son las culpables», pero confiesa «no entender cómo sí se le otorga una ayuda de 180.000 euros a la Mancomunitat del Pla que sólo dispone de 2.000 parados». Insta al Govern «a reunirse con la Mancomunitat del Raiguer» y si no amenaza con presentar «un recurso».