Previous Next
0

La promotora de las obras de construcción del campo de golf de Son Bosc reanudó ayer a media mañana las tareas de excavación en la zona después de cuatro meses de interrupción, coincidiendo con el periodo de anidamiento del abejaruco. Desde el pasado 1 de abril hasta el 31 de julio, la promotora ha paralizado las obras a causa de la moratoria que impide la realización de obras por el anidamiento de dichas especie de aves.

Desde la promotora, aseguran que «el proyecto para la construcción del campo de golf de Son Bosc cuenta con todos los informes favorables de las entidades competentes y con el permiso de instalación y la licencia de obras otorgada en 2008».

Además, la empresa recuerda que «las obras se iniciaron el 22 de febrero de 2010 bajo el Plan de Vigilancia y Seguimiento Medioambiental establecido en el proyecto a fin de minimizar cualquier efecto negativo sobre el entorno natural, que no cuenta con oferta hotelera ni residencial complementaria y utilizará agua procedente de depuración terciaria».

Interés autonómico

La aprobación de la Ley de Proyecto de Interés Autonómico para el golf de Son Bosc, con los votos en el Parlament de PP y UM, «asegura su viabilidad, reafirma su legítima seguridad jurídica y pone de manifiesto el interés de dicho proyecto», según la promotora.

Por otra parte, cabe destacar la aprobación en Consell de Govern para la declaración de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) para impedir la construcción del campo de golf. La promotora insiste en que «la clasificación como ZEPA no resultaría incompatible con el desarrollo del proyecto aprobado y en curso».

Desde el grupo ecologista GOB, se mostraron ayer «cautelosos» ante la reanudación de las obras y «a la espera de la resolución de la licencia de obras, que está en trámite de impugnación desde el año 2008».