4

La entrada principal a Cala Rajada, la Autovía Joan Carles I, será más segura gracias a que el Consell de Mallorca ha puesto en marcha una serie de obras de mejora con el objetivo de reducir la peligrosidad de la zona. Unas obras que se llevarán a cabo durante el mes de julio y que se hará de una manera ordenada para evitar que se produzcan atascos.
Esta es una reivindicación muy antigua tanto de los vecinos como de los partidos políticos que en varias ocasiones han pedido actuaciones en esta zona puesto que se han producido pequeños accidentes que hubieran podido ser muy graves.
Esta carretera que une Capdepera con Cala Rajada y que es la principal vía de acceso al núcleo costero soporta mucho tránsito de vehículos durante todo el día y sobre todo durante los meses de verano. También se trata de una zona dónde hay muchas viviendas así como supermercados y grandes superficies. Ello supone que los peatones tienen que cruzar la carretera con el peligro que ello comporta.
Entre las medidas previstas por el Consell está la de reducir la velocidad. Ahora la velocidad máxima se fija en 70 kilómetros por ahora y tras la reforma se prevé que los conductores puedan circular hasta un máximo de 50 kilómetros por hora.
Entre otras actuaciones está la adecuación de pasos de peatones ante los supermercados para evitar incidentes.
Las dos rotondas que hay en la autovía también se modificarán con medidas adecuadas para incrementar la seguridad.
La rotonda que hay en campo de fútbol es peligrosa porque justo al lado tiene una gran superficie comercial y hay muchos coches que entran y salen. También está toda la zona deportiva de es Figueral. Ya en febrero de 2008 el pleno aprobó una moción presentada por es Grup, para que el Consell hiciera los estudios pertinentes para llevar a cabo las obras necesarias para cruzar esta vía sin peligro. La otra rotonda está junto a la gasolinera.