D. JuÀrez/J. SITGES
La Asociación de Lucha Anti-sida de las Illes Balears (ALAS) ha desembarcado este año en el hospital comarcal de Manacor y, además de desarrollar una terapia pionera en el centro sanitario, ha abierto un punto de asesoramiento e información en la ciudad y ha iniciado varias campañas preventivas en los institutos de la comarca y en los lugares en donde se concentra el ocio nocturno.
De hecho, en la comarca «existen más de doscientos enfermos de sida detectados y además se calcula que una tercera parte de los portadores del virus VIH no saben o no quieren saber que están enfermos», apuntó el doctor Jordi Otero, que coordina el grupo de ayuda en el hospital.
Terapia única
El doctor Otero ha sido en encargado de iniciar junto a la psicóloga de la asociación, Sonia Justo, «una terapia psicosocial piloto, puesto que se desarrolla en un entorno hospitalario y de forma conjunta con el equipo de medicina interna», destacó la psicóloga.
Se trata de una iniciativa que pretende mejorar la salud física y mental de los enfermos en la que han participado de forma voluntaria doce pacientes seropositivos. Así, se ha trabajado «el impacto personal de la discriminación, el estigma que aún sufren los pacientes portador de VIH y las estrategias necesarias para afrontarlo», explicó el doctor Otero. Según la psicóloga de ALAS, Sonia Justo, los beneficios para los participantes han sido muy amplios, puesto que la terapia «ha permitido intercambiar experiencias, incrementar la red de apoyos personales, ampliar el grado de información sobre la propia enfermedad y, lo más importante, compartir emociones que están ligadas a una enfermedad crónica».
Desde la asociación ALAS han destacado la importancia del apoyo que han recibido tanto desde el Ajuntament de Manacor como desde el hospital para poder cumplir con sus objetivos: mejorar la vida de los enfermos y potenciar la prevención ante el sida. El punto de información permanente seguirá abierto en las oficinas municipales, se organizarán talleres y se continuará repartiendo condones entre los más jóvenes de la comarca.