Los tres socios de gobierno, Morro (ISIB-PSOE), Verd (UM) y Aguilera (EU-Els Verds). | M. Poquet

2

Cumpliendo con el acuerdo de gobernabilidad firmado por UM, PSIB-PSM-ISIB y EU-Els Verds en junio de 2007, el hasta ahora alcalde de Sencelles, Joan Carles Verd (UM), renunció ayer a su cargo de primer edil en el Ajuntament en un sesión plenaria extraordinaria, a la que acudieron familiares, vecinos y compañeros de partido de Verd como el presidente de Unió Mallorquina, Josep Melià y el alcalde de Costitx, Antoni Salas, entre otras autoridades de la Part Forana.

No será hasta el próximo sábado cuando se produzca el relevo de Alcaldía, que asumirá el portavoz de Independents de Sencelles i Biniali (ISIB-PSOE), Bartomeu Morro, hasta finalizar el último año de legislatura.
Por su parte, Verd continuará en el equipo de gobierno municipal como regidor de Urbanismo, Medio Ambiente y Servicios.

Emotividad

«Hoy no es día de hacer balances ya que el equipo de gobierno continuará trabajando y me mantendré en la misma línea por la nación sencellera», manifestó Verd, visiblemente emocionado, durante su discurso de despedida en el transcurso del pleno.

Asimismo, Verd recordó el cambio del municipio después de 16 años de mandato del Partido Popular en la localidad del Pla. «El trabajo comprometido sigue. No es el final de nada, se trata de cumplir con aquello pactado y es un día de trámite», añadió.

Además, el político agradeció y quiso perder disculpas «si he ofendido a alguien» durante su etapa al frente del Consistorio senceller.

El socio de gobierno de EU-Els Verds, Albert Aguilera, resaltó la tarea del nacionalista como alcalde del municipio. «Esto no se acaba aquí. Tenemos que trabajar con una labor válida e importante para el municipio como hasta ahora», sentenció Aguilera.

El futuro primer edil del Consistorio de Sencelles, Bartomeu Morro, definió a Joan Carles Verd como «un alcalde posibilista» que «genera sinergias para trabajar». Aún así, Morro reconoció que «no siempre hemos estado de acuerdo pero el saldo de agravios ha quedado a cero ya que después de la desavenencia ha venido el acuerdo».
En cuanto al último año de legislatura municipal, el portavoz de ISIB-PSOE aseveró que «se trata de un año difícil» por los recortes presupuestarios y la crisis económica aunque explicó que «desde el Ajuntament empujaremos para seguir con una gestión honesta que pueda tener garantías de éxito en las próximas elecciones».