32

Sin complejos. El alcalde de Calvià, Carlos Delgado (PP), ha cumplido sus amenazas y tras una docena de inspecciones en poco más de un mes ha resuelto iniciar el proceso de suspensión o clausura cautelar de la discoteca Pachá-Mallorca.
Alrededor de las 16.15 horas de ayer, una patrulla de la Policía Local de Calvià se desplazó hasta las instalaciones de Pachá-Mallorca situadas en Palmanova y entregó a los propietarios del local una notificación en la que se les informaba del mencionado inicio de suspensión o clausura cautelar de la sala de fiestas. También se les notificó la existencia de un plazo de cinco días para alegar «lo que consideren oportuno» para abortar el proceso de suspensión o clausura.
Una hora antes de que la Policía Local hiciera entrega de la notificación a la empresa explotadora de Pachá-Mallorca, el Ajuntament de Calvià ya había hecho llegar a los medios de comunicación una nota de prensa en la que anunciaba que se había informado a Sol de Orquídea SL de que «dispone de un plazo improrrogable de cinco días para que presente los documentos justificativos que estime pertinentes y aduzca lo que crea oportuno en defensa de sus intereses, antes de adoptar la resolución definitiva de suspensión o clausura cautelar de la actividad a la vista de las irregularidades detectadas en el expediente que se le ha abierto».
Inspección de Urbanismo
La nota remitida por el gobierno municipal de Delgado prosigue señalando que, «tras efectuar inspecciones por parte de los Servicios Técnicos de Urbanismo del Ayuntamiento a las obras que se estaban ejecutando en la citada discoteca y comprobado que el volumen de obra en ejecución no se ajustaba a lo solicitado en la licencia de obra menor de 22 de marzo de 2010 por Sol de Orquídea S.L., se procede a la apertura de un expediente de disciplina urbanística».
Asimismo, añade que, «posteriormente, el pasado 9 de junio, una vez analizado el expediente incoado, se realiza una inspección por parte de la sección de Actividades de los Servicios Técnicos de Urbanismo del Ayuntamiento detectando que el local se ha reformado completamente sin que se haya notificado al Ayuntamiento, incumpliendo el Decreto de Alcaldía de fecha 27 de febrero de 2006 por el que se concedió licencia municipal de apertura y funcionamiento para la actividad de discoteca, considerando que dichas modificaciones pueden suponer una disminución de las condiciones de seguridad de los usuarios de la actividad».
«Por este motivo», concluye el comunicado del Ajuntament de Calvià, «se procede a aplicar lo previsto en los artículos 123.1 y 123.2 de la Ley 16/2006, de 17 de octubre, de régimen jurídico de las licencias integradas de actividad de las Illes Balears, que prevé la suspensión o clausura cautelar de la actividad en el supuesto de que no disponga de la autorización preceptiva para dichas modificaciones, añadiendo que la suspensión se mantendrá mientras persista la situación ilegal. Igualmente el titular de la actividad dispone de un plazo de 5 días improrrogables para acreditar la legalidad de la actividad».