0

El firme de las carreteras, especialmente de la Serra de Tramuntana, se ha dañado considerablemente los últimos inviernos a consecuencia de las intensas lluvias caídas en la Isla. El agua acelera el deterioro del asfalto y en numerosos puntos ya es precisa una intervención.
Así lo ha entendido el Consell de Mallorca, que ha iniciado el proceso de adjudicación administrativa de cuatro importantes proyectos. La cuantía de las obras -3,2 millones-, lo pone de manifiesto.
La inversión más elevada se llevará a cabo entre s'Esgleieta y Valldemossa. El refuerzo del firme costará algo más de un millón de euros. El desgaste de la carretera es visible, y aunque se han puesto numerosos parches, es necesaria una actuación integral. La carretera tiene un elevado tránsito de autocares y turismos, lo que deteriora aún más la calzada.
En breve se adjudicará también la carretera del Port de Pollença a Formentor, otra ruta eminentemente turística. No es de las vías que presenta el firme más degradado, pero sí que se hace necesario una renovación del asfalto. En verano, el tráfico es constante, y por la sinuosidad de la vía es necesario el asfalto antideslizante. Esta obra saldrá a licitación por 824.246 euros.
Fornalutx
Los vecinos de Fornalutx también agradecerán el refuerzo de firme de la carretera Sóller-Fornalutx, una vía donde no se intervenía hace bastantes años. Aunque no es tan transitada como las dos anteriores, numerosos turistas visitan el municipio cada día. La obra contará con un presupuesto de 709.105 euros.
El cuarto proyecto que llevará a cabo el Departament de Carreteres del organismo insular es la mejora del firme de la carretera Inca-Mancor, que tendrá un coste de 553.694 euros.
Por otro lado, estos días, desde el lunes y hasta hoy, se llevan a cabo las obras de asfaltado en el nuevo tramo de la carretera Andratx-Estellencs, por lo que se recomienda conducir con precaución.