5

El alcalde de Calvià, Carlos Delgado (PP), convocó ayer uno de los plenos más urgentes de la historia reciente de España, vía telefónica entre las 3 y las 5 de la tarde para adoptar un acuerdo con su mayoría absoluta en el que suspende por un año las licencias de modificación de las zonas comerciales del municipio, con lo que intenta, cara a la galería, desactivar un restaurante «chill-out» en la segunda planta vertical del complejo de ocio de la calle Córdoba 3 de Palmanova, pero no así de la discoteca bajo suelo del mismo edificio, que operará como franquicia Pachá y que -pese a las protestas vecinales-, cuenta con la oportuna licencia de funcionamiento.
Moratoria
En unas horas centrales del día que la principal oposición municipal, protagonizada por el grupo del PSIB-PSOE calificó de «iniciativa histérica» y de «pantomima estéril», Delgado conovocó y presidió un pleno para la moratoria de un año en el «otorgamiento de licencias para nuevos establecimientos públicos, modificación o ampliación de los existentes en zonsa comerciales del municipio».
Los cinco concejales del grupo socialistas que finalmente pudieron asistir al pleno «urgente y extraordinario» -otros dos estaban en sus empleos y el portavoz, Antoni Manchado, en Madrid-, votaron contra la urgencia de la convocatoria y acto seguido abandonaron la sesión al entender que carecían «de la documentación y del tiempo mínimo para poder emitir su opinión» como corporativos de Calviá. El único concejal de UM, Matías Cantarero, también votó en contra de la necesidad del plenario, «dado que la próxima semana se celebrará el ordinario de abril», y posteriormente se opuso también al acuerdo votado a favor por los concejales del PP, que sí asistieron en su totalidad a la cita.
Ultima Hora pudo saber anoche de fuentes de la empresa que explota el citado complejo de ocio de Palmanova, Sol de Margarita S.L., que la misma registró por la tarde en la Delegación de Gobierno de Balears su solicitud de obra menor para el restaurante con «música de ambiente», la cual figurará a efectos legales en la misma fecha que el acuerdo promovido por Delgado. Las mismas fuentes no ocultaron a este diario su disgusto por la «cacicada» que en su opinión protagoniza Delgado «para quedar bien con no se sabe quién».
Desde hace dos semanas vecinos de Palmanova presionan a Delgado por la reapertura -con nuevo marchamo comercial- de una discoteca con licencia en vigor que puede abrir hasta las 3 de la madrugada.