0

La asociación de propietarios del Parc Natural de Mondragó y la asociación de cazadores de Santanyí han firmado un convenio de colaboración que «hará respetar la realidad del parque natural y ayudará a mantener en condiciones toda su superficie», explicó el presidente de los propietarios, Miquel Bonet.

El convenio estipula que los cazadores asociados en Santanyí podrán cazar en el noventa por ciento de la superficie del parque a cambio de colaborar en su conservación.

Aportaciones
«Los dos guardas de la asociación vigilarán Mondragó y además participaremos en la construcción de cortafuegos, controlaremos la procesionaria de los pinos, organizaremos jornadas de limpieza y arreglaremos las paredes de piedra que no estén en condiciones», aclaró el presidente de la Associació de caçadors de Santanyí, Martí Losa.
Aún así hay que destacar que el convenio no afecta a las reservas de caza que existen en el Parc Natural de Mondragó. De esta forma, según el presidente de la asociación de propietarios, «los cazadores se convierten en los custodios del parque porque mejorarán la vigilancia en los terrenos que son privadas y colaborarán con los técnicos actuales para mejorar su estado».

Miquel Bonet aclaró además que «los propietarios seguimos las líneas marcadas por el ex conseller» y reclamó que «se den los instrumentos legales para poder abrir albergues y refugios en el parque».