Las máquinas terminaron ayer la demolición de la piscina ubicada en la costa serverina. | T. Ayuga

2

Enmarcado en el plan del Gobierno para garantizar el derecho de paso por la costa, fuentes del Ministerio de Medio Ambiente aseguraron ayer que no se renovarán las concesiones dentro del dominio público a los propietarios que ahora mismo disponen de alguna. De hecho, estas actuaciones para garantizar el derecho de paso ya se iniciaron el pasado martes en la Costa dels Pins, en Son Servera, al empezar a derribar la piscina ubicada junto al chalé propiedad de la familia Marañón y construida en la zona de dominio público maritimo-terrestre.

En este sentido, las mismas fuentes ministeriales indicaron que se llevarán a cabo más actuaciones en la misma línea, aunque no concretaron ni dónde ni cuándo. No obstante lo anterior, está previsto que el jefe de la Demarcación de Costas de Balears, Celestí Alomar, visite la zona en los próximo días para explicar con más detalle el plan.

Accesos libres

Aun así, desde Madrid dejaron claro que la política de Medio Ambiente es «liberar todo aquello que está privatizado en la costa estatal». En cualquier caso, se debe destacar que pese a la vigencia de una concesión, las piscinas o mollets que se amparen, son de uso público, porque su propietario es el Estado.

Ayer las máquinas continuaban trabajando y ya no quedaba rastro de lo que hasta hace dos días era una piscina.

La noticia de la demolición fue aplaudida por casi todos los partidos políticos que integran el consistorio serverí, excepto el PP que criticó la actuación de Costas. Quien fue muy claro fue el PSOE que , según expuso Josep Barrientos, «fuimos los primeros en pedir la recuperación del derecho de paso e incluso nos enfrentamos a nuestro propio partido. El acceso a la costa debe ser libre. Lo que queremos es que se siga en esta línea sin particularizar y sin hacer agravios comparativos». La regidora de Els Verds-Esquerra, Conxi Peña, expuso que «no conozco este plan a fondo pero cualquier actuación que suponga recuperar el derecho de paso es positiva». De hecho Peña recordó que «ya denuncié ante Costas varias infracciones en la Costa dels Pins así como un listado de las concesiones administrativas que se habían dado y que estaban caducadas, y hasta ahora no he recibido ninguna respuesta».

Desde UM, Josep Mas manifestó que no se había enterado de la puesta en marcha de este Plan, aunque comentó que «todo lo que sea recuperar el derecho de paso nos parece muy bien».

Desde la oposición vino la voz crítica. El portavoz del PP, Damià Ripoll, indicó que «ésta no ha sido nunca una zona de paso y no se prohibía el paso a nadie. Ahora veremos hasta dónde llegará Costas. Lo que es un atentado ecológico en toda regla son las máquinas sobre las rocas».