Un hombre haciendo la compra en un supermercado de Palma. | ARCHIVO

El Ajuntament de Palma, a través de la regiduría de Benestar Social, ha modificado el catálogo de ayudas municipales y ha incrementado el baremo de ingresos máximos para poder acceder a las prestaciones. De esta manera, según comentaron el responsable del área, Antoni Noguera y su coordinadora, Catalina Trobat, se ha cogido de referencia el salario mínimo interprofesional y, a partir de ahora, las personas que vivan solas y cobren menos de los 1.167 euros del SMI podrán solicitarlas.

El baremo máximo para acogerse, destacaron los miembros de Cort, varía según los miembros que integren la unidad familiar. Para ello, también se usa como referente el estudio sobre los sueldos mínimos que garantizan «poder vivir con dignidad» que el departamento presentó hace un par de semanas. Así, por ejemplo, si en la familia hay dos personas se podrá acoger a las ayudas cuando los ingresos no superen los 1.458 euros, si es de tres personas cuando no superen los 1.677 euros y en unidades de cuatro miembros con sueldos que no lleguen a los 1.878 euros.

Este aumento «significativo» del ingreso mínimo para acceder a las ayudas, que entrará en vigor en marzo de este año, convierte a Palma en el municipio del Estado que da acceso a más personas a las prestaciones, según remarcaron los promotores de la medida. Tanto Noguera como Trobat apuntaron, en este sentido, que en la mayoría de los territorios «si cobran más de 900 euros mensuales, cantidad por debajo del SMI, ya no pueden acceder a las ayudas».

La actualización de las cantidades, por coherencia «dado que el coste de la vida en Palma es superior a la de otras ciudades», también se ha aplicado a las ayudas básicas, como es el caso de las referidas a la cesta de la compra, que se incrementan un 50 por ciento. A partir de ahora esta ayuda para familias de un miembro pasa de los 150 a los 225 euros, de 255 a 380 cuando sea de dos miembros, de 300 a 450 cuando el núcleo familiar sea de tres miembros y de 330 a 500 euros cuando se trate de una familia compuesta por cuatro personas.

La actualización de los baremos realizada por Benestar Social supondrá un incremento de gasto estimado por sus responsables en 1,2 millones de euros, que se añadirán a los seis millones de euros presupuestados inicialmente. El regidor, no obstante, remarcó que esta partida, la de ayudas sociales, «es abierta y puede variar en función de la demanda que exista». Noguera puso como ejemplo los presupuestos de 2020 cuando había una partida aprobada de 4,4 millones y se amplió hasta los 10 millones por la pandemia.