La Escolania dels Vermells en una fotografía de archivo.

1

Muy poco se sabe de la Escolania de la Catedral de Mallorca, a excepción de ciertas evidencias que demuestran su existencia desde el siglo XIV. La actividad musical regresará en pocas semanas, en un nuevo curso que, por primera vez en su historia, abrirá su acceso a todos los niños de Ciutat de entre siete y doce años, con el objetivo de renovarse y aproximarse a la sociedad. Desapareció hace, por lo menos, un siglo, hasta que en el año 2000, el canonge y director del colegio San José Obrero, Sebastià Arrom y Coll, conoció por su labor su existencia y la recuperó, enfocada a los alumnos del centro. Veinte años después, y consolidada de nuevo en Palma, La Seu ha democratizado la actividad para todos los palmesanos, comprendidos entre estas edades.

Gloria Berón se estrenará como directora de los Vermells y tratará de inculcar a los niños ciertos valores a modo de formación: «Aprenderán a trabajar en equipo, la importancia de la tradición y a ser solidarios». Les enseñará a transmitir a través de su música, alegría y esperanza, de impacto especial para personas que estén transcurriendo por malos momentos, asegura la directora, como «mayores, pacientes hospitalizados o gente postrada en cama», muchos de los cuales, telespectadores de las misas que se retransmiten en directo. «Detrás de la música hay una historia y una cultura muy interesante», remarca Pere Oliver Vives, canonge responsable de pastoral de La Seu de Mallorca, quien subraya la combinación entre lo musical y lo social. Además de clases, se preparan conciertos benéficos y actividades en distintos sitios de la Isla y diferentes países, en esta nueva vida de la mítica Escolania palmesana.

La soprano Gloria Berón, al frente de la Escolania Vermells a la , posa ante la Seu con el cartel de la campaña ‘Tu també pots ser una veu de la Seu’. Foto: MIQUEL À. CAÑELLAS
PALMA. CORALES. ESCOLANIA VERMELLS DE LA SEU. FUNDADA EN EN SIGLO XIV, LA COMPONEN 56 VOCES
Integrantes de la Escolania dels Vermells en una excursión a Roma en 2012.

Pruebas de acceso

Una de las grandes bazas del nuevo acceso es que no se exige ninguna experiencia o conocimiento previo. Todos los pequeños atraídos por la música y el uso de la voz están llamados a participar. Para el acceso, eso sí, se les realizará una prueba con tal de comprobar su oído musical. La directora lo tiene claro: «La voz se puede entrenar». «Es muy bonito y emocionante ver cómo aprenden a sentirse seguros cantando frente al público», coincide en la idea el canonge Pere Oliver. Los considerados aptos recibirán un programa de enseñanza musical totalmente gratuito: «Hasta ahora, los niños que querían aprender a cantar tenían que tener un colegio con este servicio o dinero para pagar actividades extraescolares, que no son especialmente baratas», subraya Berón. Así, los martes tendrán clase de música de 17h a 18h, donde se les enseñará a leer partituras y los viernes, de 16h a 18h, tendrán lugar los ensayos.

Desde La Seu, solo se les exige demostrar y alegrar con su don musical en una misa al mes. Dependiendo del número de apuntados, se separará a los alumnos por niveles, con el objetivo de que aprendan a exprimir su talento musical de acuerdo con sus conocimientos. Para apuntarse a las pruebas de acceso, es preciso enviar una solicitud, ya sea mediante el correo electrónico escolania@catedraldemallorca.org o con una llamada telefónica al 971 713 133. La audición tendrá lugar el sábado 24 de septiembre a las 10:00h en la Catedral.

El apunte

¿Por qué «Vermells»?

Se conoce como los «Vermells» a los niños que participan en la Escolania, debido a que van vestidos prácticamente idénticos que los canonges, con un ruquet blanco y la característica sotana roja. Esta última es fruto de un privilegio que se concedió desde la Corona de Aragón.