Un caballo de una galera, bajo una sombrilla. | Jaume Morey

El Ajuntament de Palma se está planteando sustituir los caballos de las galeras por una alternativa eléctrica. En el pleno se terminará de definir la propuesta, una iniciativa de Ciudadanos presentada en la comisión de Urbanismo y Medio Ambiente. «Es una propuesta interesante. La tracción animal tiene que dejar de ser el principal protagonista de las galeras», dijo el regidor de Mobilitat Sostenible, Francesc Dalmau. El concejal insistió que en que «el sector es muy consciente de la situación que vivimos a día de hoy, en la que estamos muy preocupados por el bienestar animal. Para ello, con cambios legislativos vamos a cambiar esta situación. Por mucho que sea una tradición, no se puede perpetuar y hay que llevar a cabo una transformación a través del acuerdo político».

Aunque aún no se puede prever una fecha de la progresiva implantación de este sistema, Dalmau advirtió que ya se están llevando a cabo actuaciones para garantizar el bienestar de los caballos de las galeras, como «la limitación de la actividad de los animales cuando hay alertas por las olas de calor. Mientras tanto, tenemos que lleva a cabo un cambio de la modalidad de la tracción de las galeras» hacia elementos mecánicos. La portavoz de Ciudadanos, Eva Pomar, declaró que «pese a que es una tradición de la ciudad, hay que actualizarse y llevar una implantación de las galeras eléctricas. También hay que acompañar a los caleseros, que son personas que viven de esta actividad».

La propuesta de Ciudadanos pasaba por pedir un cambio de las calesas tiradas por caballos a sistemas eléctricos «sin que haya una reducción del empleo», así como poner en marcha «líneas de créditos para hacer esta transición». Por su parte, el portavoz del grupo municipal de Vox, Fulgencio Coll, destacó que esta propuesta «puede ser una solución pero si vamos a la raíz, el gremio está identificado con el caballo, tal y como ocurre en Berlín o en Andalucía». Así, propuso que el Ajuntament de Palma impulsara «un sitio donde se dé el mejor tratamiento a los caballos para su descanso, con piscina y los mejores cuidados para los animales».

El apunte

Retrasos en los vados y las citas con información urbanística

La defensora de la Ciudadanía, Anna Moilanen, señaló en comisión que se están produciendo retrasos de hasta seis meses para la obtención de un vado. Dalmau explicó que esta tardanza se debía a la falta de un ingeniero que debe cubrir la plaza ya prevista, a lo que se suma la necesidad de informes de Actividades si el vado se reclama en viviendas plurifamiliares. También se habló de retrasos en las citas para información urbanística.