En el Passeig Sagrera apenas sobreviven una veintena de puestos.

5

Los artesanos del Passeig Sagrera y de s’Hort del Rei están viviendo un verano nefasto con caídas de las ventas de hasta el 80 por ciento y achacan al Ajuntament esta situación. «Nos han puesto un gran mercadillo en el Parc de la Mar y otro más allá del Passeig Sagrera donde se vende alcohol, comida y souvenires, esto es competencia desleal», señalan. En el Passeig Sagrera, los artesanos que llevaban 14 años trabajando en la zona han pasado de ser 50 a poco más de 15. «Solo nos permiten abrir a partir de las siete de la tarde hasta medianoche, mientras ellos abren desde las 10 de la mañana hasta que se ha ido toda la gente», dice la portavoz de los artesanos, que denuncia que esa situación «esta provocada por el Ajuntament de Palma y el regidor de Promoció Econòmica i Ocupació, Rodrigo Romero».

Lo mismo ocurre en la Plaça Major, donde pequeños puestos artesanos se enfrentan a grandes carpas con souvenires y ropa «que han montado personas que tienen una tienda en la calleSindicat. Están vendiendo roba de llengües que dicen que es artesana cuando en realidad viene deChina. Ya les abrieron un expediente por eso el año pasado».

Artesanos de Sagrera denuncian la competencia desleal de otros mercados
Grandes carpas ocupan ahora la Plaça Major y compiten con los puestos de los artesanos.

A su vez, los artesanos de Les Meravelles denuncian el abandono en los espacios donde montan los mercados: «Tienen poca iluminación, no son atractivos para nada. En Las Meravelles nos sentimos abandonados y en la Plaça Major todavía hay un letrero que indica que hay un centro comercial en las galerías y los turistas bajan y lo encuentran abandonado».