El responsable de la regiduría, Antoni Noguera, y la coordinadora, Catalina Trobat, durante la rueda de prensa.

7

El municipio de Palma tiene una población de 70.000 personas mayores de 65 años y un 28,5 por ciento de ellas, unas 20.000, viven solas, según estimaciones del área de Benestar Social del Ajuntament de Palma que ha puesto en marcha un nuevo programa de prevención para evitar la soledad no escogida entre este colectivo.

Para ello, según destacaron el responsable de la regiduria, Antoni Noguera, y la coordinadora, Catalina Trobat, durante los últimos meses se han realizado entrevistas individuales a los usuarios del servicio de teleasistencia de Cort para conocer su situación, elaborar un diagnóstico y aplicar programas que promuevan la autonomía, evitar el aislamiento social y fomentar, en la medida de lo posible, su participación en actividades grupales.

Las conclusiones de este primer análisis, que se trasladará en el futuro a otros servicios municipales como los que se encargan de ayudas o comidas a domicilio, es que, aproximadamente un 10 por ciento de los encuestados, 17 personas de 176 preguntadas, estaban en situación de soledad no deseada. Esto es, según destacaron tanto Noguera como Trobat, «que cuando necesitan algún tipo de ayuda no tienen a nadie a quien acudir».

Los 17 casos detectados son mujeres y su edad media es de 82 años y, ahora, el Ajuntament favorecerá que, dependiendo de su movilidad, puedan acudir a centros de día o participar en actividades grupales de la red de barrios o bien su traslado a una residencia, en los casos más limitantes, con el principal objetivo, señalaron los promotores, «de acabar con su soledad no escogida y que puedan socializar más».