En el antiguo cuartel de Son Busquets se prevé la construcción de casi 900 viviendas sociales. | Redacción Local

La regidora d’Urbanisme del Ajuntament de Palma, Neus Truyol, calificó de «sorprendente» el contenido y el tono de las alegaciones que ha presentado la Direcció General d’Habitatge del Govern al Plan General ya que, según destacó, «se contradicen con los que han dicho durante los tres últimos años en las reuniones que hemos mantenido». Para poner en contexto cabe destacar que ambos departamentos están dirigidos por el Pacte, por Més el de Cort y por el PSOE el autonómico, y recordar que, como ha publicado este diario, el director general d’Habitatge, Eduardo Rosby, presentó unas alegaciones en las que cuestionaba, de una forma contundente, la viabilidad y las cifras del documento que define el urbanismo    de Ciutat en los próximos años.

Este documento no ha sentado bien en el seno de Més, que ha pedido explicaciones a sus socios de gobierno. Desde el partido ecosoberanista hablan de «deslealtad» y apuntan que si eran simples «recomendaciones», tal y como calificó Rosby su escrito, «podía haber utilizado otro medio no tan oficial y otro tono». Truyol, por su parte, defendió el derecho de instituciones, asociaciones y particulares a presentar alegaciones pero recordó que éstas, en concreto, «son contrarias a    lo que llevamos hablando desde hace tiempo. Son opiniones fuera de lugar y más sabiendo que el resto del Govern está de acuerdo con su filosofía».

La regidora se centró, especialmente, en el caso de Son Busquets, cuestionado por Habitatge al señalar que redactar un plan especifico para la zona, cuando ya hay uno, retrasará la construcción de cerca de 900 viviendas sociales en el antiguo cuartel. En este sentido recordó que la filosofía del proyecto, basado en la movilidad sostenible, eficiencia energética y uso de materiales locales, entre otros, «cuenta con el respaldo del Ministerio de Vivienda» y ha sido defendido por el propio director general en Madrid por eso, afirma, «no se entienden esas alegaciones». Truyol señaló, al contrario de lo que apunta Rosby, que si están previstos equipamientos municipales y zonas verdes en la zona y defendió la necesidad de un nuevo plan especial «ya que el que había es obsoleto al prever la demolición total del cuartel y un centro comercial que ya no se pueden proyectar por ley».